ELECCIONES ESTADOS UNIDOS

now browsing by tag

 
 

POCOS IMAGINARON LA DIMENSIÓN DEL GOLPE

Ni los mismos ciudadanos británicos que concurrieron mayoritariamente a las urnas (se estima una participación del 72.2%, de los 45.3 millones habilitados) el pasado jueves 23 de junio, pudieron llegar a suponer el efecto local y global de haberse pronunciado, en conjunto, en contra de que su país permanezca en la Unión Europea (UE), tal cual venía sucediendo, en al menos, los últimos 43 años. La decisión de romper lazos con sus 27 socios comunitarios, trajo como primera consecuencia que el Jefe de Gobierno, el conservador David Cameron – que seguramente será recordado como el peor primer ministro de la historia del país -, anunciara su inminente dimisión al cargo, por estimar que no podrá seguir ejerciendo como “capitán” de un barco que, a estas alturas del paseo, navega a la deriva.

Otra de las repercusiones inmediatas en torno a la dimensión de la hecatombe política suscitada por la impericia del premier conservador, gira en torno a la posibilidad de que su propio país, el Reino Unidos, se le desmorone de las manos, es decir, que llegado el momento, regiones completas de la Gran Albión, sientan la necesidad de disponer de espacios estancos suficientes como para albergar sus aspiraciones nacionales propias, tal cual se ha podido conocer, de forma inmediata a través de portavoces autorizados, tanto de Escocia, como de Irlanda del Norte, cuyo voto mayoritario, respectivamente, 62% y 55.8%, fue a favor de permanecer en la propia UE. Lo anterior, sin determinar con claridad el posicionamiento del partido independentista británico (UKIP), cuya cabeza, Nigel Farage, ha expresado, sin mayor enfado, su entusiasmo frente a los resultados electorales.

Al hasta ahora jefe de gobierno conservador, considerado también como euro escéptico, se le atribuye, además de su reconocida torpeza, haber cometido infinidad de errores, tales como haber desestimado el potencial que pudo representar para la balanza de resultados, la exclusión del derecho a votar en el Referéndum a los dos millones de ciudadanos británicos residiendo fuera de las fronteras nacionales, por más de 15 años. El propio Cameron, tal vez sin estar plenamente consciente del alcance de sus acciones, produjo en todo el Continente el efecto que suele acompañar cuando alguien patea un avispero, al alentar posturas ultra nacionalistas, populistas y xenófobas en otras naciones europeas, como son los casos de Suecia, Dinamarca, Países Bajos, Alemania, Francia, Hungría, Grecia y España, por mencionas sólo a algunas.

En el caso específico de España, país que celebrará elecciones parlamentarias el día 26 de junio, ya se han levantado voces nacionalistas que reclaman, entre otras demandas, la celebración de Referéndum para la independencia de Cataluña, y lo que resulta de mayor gravedad a los fines de los intereses históricos en la relación bilateral, es la demanda sobre la posibilidad de una administración compartida del Peñón de Gibraltar.

Por lo que respecta a los posibles efectos extra continentales del Referéndum británico, convendrá observar con atención el giro que tome la campaña presidencial en los Estados Unidos de América, especialmente en lo que se refiere al posicionamiento del precandidato republicano, Donald Trump, quien amaga a sus posibles electores con una plataforma sustentada el los mismos principios que ahora causan un terrible dolor de cabeza en Europa: el ultra nacionalismo, la xenofobia y el populismo, todos de indudable raigambre, sobre todo, entre la población que generalmente se abstiene de participar en procesos electorales.

El señor Trump, en el curso de su campaña política, ha enarbolado banderas que producen inmenso rechazo entre la población de su país, especialmente, dentro de minorías étnicas, como el caso de mexicanos, latinos, y afro descendientes, así como practicantes de confesiones religiosas como los musulmanes, a quienes cuestiona, entre otros derechos, la libertad de circular libremente por todo el país.

Visto en perspectiva, la decisión del electorado británico en torno a su permanencia en la UE, es uno de los fenómenos políticos globales de mayor relevancia en lo que va del presente siglo. Sin embargo, a estas alturas del paseo, resulta prácticamente imposible, augurar, para bien o para mal, un pronóstico sobre los efectos reales o aparentes en el contexto de la distribución del poder, a nivel mundial.